Arjona, Shakira y el atraso latinoamericano.

close