La venganza tiene cara de juguete.