Un creativo víctima del síndrome de Estocolmo