Amigo tuitero: ¡pare de sufrir!