Un mal arquero, según el argot futbolístico.