La rata que no quería dedicarse a la política