Un pelo en plena campaña política